sábado, 23 de agosto de 2008

HAITÍ: EL PRIMER PAÍS DE VENAS LIBRES

El escritor uruguayo Eduardo Galeano, cuenta sobre las luchas de independencia de los esclavos haitianos y cómo esa libertad actuó “como el miedo a la peste” en los grandes países esclavistas de América. Y de cómo también las organizaciones comunitarias de los pueblos originarios han dejado una enorme fuente de agua fresca, para beber de las enseñanzas de nuestra historia.
Vos dijiste “estamos ciegos de nosotros porque estamos entrenados para vernos con ojos de otros.”
Galeano: Eso es una alineación, que es un proceso por el cual el esclavo se mira a si mismo con los ojos del amo y esto funciona en escala internacional. Yo me acuerdo que fui hace unos años a dar una charla a Martinica, la isla francesa que fue libre. Napoleón restableció la esclavitud en el Caribe, en Haití como en las otras islas. Como un rebote de la Revolución Francesa y de las insurrecciones de los esclavos eran islas en insurgencia sobre todo Haití. Al final la Revolución Francesa terminó por aceptar la liberación de los esclavos y Napoleón en 1804 la restituyó. Mirá que favorcito. Y poco después en Haití fue derrotado. Los haitianos derrotaron a las tropas napoleónicas. Una humillación que Europa jamás perdonó. Los negros derrotaron a Napoleón. Y yo fui a Martinica que era una de las islas protagonistas de ese proceso tan interesante y desdichado que tanta sangre costo, que tanto dolor produjo. Y entonces pedí para ver algunos textos de educación, por curiosidad. Gente de ahí que tenia hijos, sobrinos, nietos, hermanos o los propios textos que ellos habían estudiado y me dejaron ver, a ver como eran en francés. Es un país que suena todavía como apéndice francés, Martinica, Guadalupe. Y ahí descubrí que los negros, eran todos negros o mulatos y que la historia los escupe. Ellos no saben que son despreciados por la historia que leen, les parece normal que les cuenten que son nietos de Napoleón, no de Juana de Arco que fue quemada viva por la iglesia y por Francia, que en todo caso seria un antecedente mas lindo, pero ¿Napoleón? ¿Mi abuelito Napoleón? ¿Yo, negro, nieto de esclavo, reconozco como abuelo al que esclavizo a mi abuelo? Vos te das cuenta que es un proceso de alineación total, de desprecio completo con la realidad. Y los franceses les enseñan esa historia. No la historia de ellos, la verdadera, sino la historia de Francia como si Francia fuera una unidad que los abarca y en realidad es una unidad que los usa y los desprecia.
Entonces en Haití, que hoy esta ocupada por fuerzas militares extranjeras auspiciadas por el ejército de los Estados Unidos, hay una lucha que viene de cientos de años…
Galeano:Haití, es el ejemplo mas claro del problema negro. Del problema blanco, no del problema negro. Fijate que los haitianos estuvieron durante años pagando una indemnización a Francia por el delito de haberse liberado. El primer país de venas libres fue Haití que no solo se libero de la metrópoli, corto lazo colonial y además libero a los esclavos. Detalle que, por ejemplo en Estados Unidos, no se les había ocurrido. Cuando los Estados Unidos se configuran como país, lo que eran las colonias de Inglaterra, se unen formando ese nuevo país, se olvidan de liberar a los esclavos, por que de los esclavos vivían, había medio millón de esclavos que siguieron siendo esclavos. Se llamaba la peste que venia de Haití que era la peste de la libertad. Se llamaba haitianismo. Thomas Jefferson, Washington, advertían contra el peligro de esa peste. Y en Brasil también, los amos de los esclavos, por que Brasil fue el último país que abolió la esclavitud en el mundo, también ponían un grito en el cielo contra el haitianismo que era la influencia de la peste de la libertad. Haití es un país admirable, despreciado, ignorado, maltratado. Uno de los casos de racismo más claros, como es Bolivia, también en lo que tiene que ver con el racismo contra los indios. Bolivia un país indígena, Haití un país negro. Yo me canse de leer artículos e informaciones de agencias, todos los sucesivos levantamientos del pueblo boliviano de estos últimos años que han desembocado por fin en el triunfo de Evo Morales, que es la desembocadura de un proceso muy largo con muchos muertos, de afirmación de la voluntad de cambio de las masas oprimidas y despreciadas, de esas mayorías indígenas bolivianas. Entonces me canse de leer todas las palabras que empezaban con in. Bolivia era un país ingobernable, incomprensible, inviable. He estado en Bolivia muchas veces, conozco bastante bien ese país y lo amo, pero era in, in, in y claro que era incomprensible para los que lo miran desde afuera, que son incapaces de comprenderlo por dentro.
¿Todavía hay en Bolivia, como en los lugares donde quedaron rastros de los quilombos, muchas formas de organización comunitaria?
Galeano: En los países que tienen mas fuerte presencia indígena las formas comunitarias de vida han logrado sobrevivir, es un milagro muy saludable.
Milagro y por ahí un paradigma también…
Galeano: Si, es un ejemplo de que se puede construir una sociedad que no este centrada en la codicia, donde la solidaridad es el eje de la integración.
Vos valoras en tu escritura el rescatar la lucha de los pueblos indígenas.
Galeano: Es fundamental que América recupere esa dignidad, pero no como acto de lealtad arqueológica, ni como una invitación al museo, “vamos a entrar al museo de la historia” yo soy un pésimo visitante de los museos me duermo en todos. Es una invitación a la vida, al asombro de la vida, a la electricidad de la vida. Creo que hay voces que vienen del pasado mas remoto, que yo digo nuestro, aunque yo no creo en la cosa biológica, del porcentaje de sangre indígena. En los análisis de sangre todas las sangres son iguales, ¿o hay sangre negra en Haití? Creí que era roja siempre, esos disparates del racismo que tenemos incorporados, tan metidos adentro. Yo siento que los nacidos en América o los que han llegado a América, aunque no hallan nacido en ella, la han adoptado como tierra propia que la aman porque se sienten queridos por ella. Tenemos un pasado a rescatar, una herencia a rescatar, que es la más remota, esa herencia que es digna de rescate es un buen alimento, un agua de beber, estamos muy sedientos, este es un mundo sediento que deambula por el desierto loco de sed no sabe donde ir, y esas voces que suenan desde el pasado mas remoto antiguo nos dan un agüita fresca para beber. Y tiene que ver con la herencia comunitaria, esto que decías recién, de cómo se logró ese milagro tras tantos siglos de persecución, de desprecio, de castigo feroz, cómo lograron sobrevivir esas formas comunitarias de vida. Así como las otras herencias indígenas que yo creo que son muy importantes, la certeza de la comunión humana con la naturaleza, esta vieja lección olvidada

ENTREVISTA REALIZADA AL ESCRITOR EDUARDO GALEANO PARA LA REVISTA QUILOMBO!
JURAMENTO AFRO EN HAITÍ
Eh! Eh! Bomba! Heu! Heu!
Canga, bafio té!
Canga, mouné de lé!
Canga, do ki la!
Canga, li!

(Juramos destruir a los blancos
Y a sus posesiones;
Mejor morir que faltar
A este juramento)






3 comentarios:

Amélie dijo...

Alfred muy buena la entrevista, hay que subir alguna sobre el "descubrimiento" de América :)
Saludos :)

Almendra dijo...

jajaja Ostu obseción con que Colón nunca fue a América.
Hola Alfred soy Rocío Di Gregorio del nuevo pensar. Lucho de mi curso sabe como poner videitos así que si querés el viernes preguntale porque yo no entendí nada.
Lo que se me ocurrió para poner en el blog es que podríamos hacer un rejunte de todos los trabajos que te vamos a dar el viernes y postearlo en el blog. :) Un beso alfreeed.

PC dijo...

Fefo, me tarde un poco en leer el blog, muy interesante la entrevista. Impresionante como Galeano logra relacionar estas realidades de Haiti y Bolivia. Com oes necesario ver la America en su totalidad para empezar a entender los problemas y realidades de cada pais.
Dale a ver si volver a arrancar con este espacio.